miércoles, 29 de septiembre de 2010

Yo soy esa mujer

Yo soy esa mujer
que la vida silenció
la eterna compañera del amor
aquella frágil mariposa
que al batir sus alas
deshojó las rosas.

Aquella mujer que concibió
de color de sangre las promesas
prisionera del olvido y del mañana
aquella que soñó
con bajar cielo y estrellas
a la tierra
la que cuando amó
en medio de hielos
encendió una hoguera.
La que al destinó le perdió el temor
y desvió su rumbo
y extravió el sendero.

Yo soy esa mujer azul,
celeste y gris
que siempre espera
la que se pierde en un tumulto
de ilusiones y palabras
que le declaran la guerra
la que aún tiene la mirada limpia
y las caricias frescas
la que lleva desnudo el corazón
y la sonrisa alerta.

Esa mujer que tanto esperó
un rayo de sol por las mañanas
la que de rodillas suplicó
para que el amor no se marchara.
Yo soy esa mujer
que siempre viste de esperanza
aquella que soñó
con bajar cielos y estrellas
a la tierra
esa mujer que a pesar del invierno
hoy sigue siendo primavera.